Skip to content

para repartir culpas entre partidos políticos y personas votantes (y no votantes…)

25/05/2011

Las personas que reclaman una auténtica sociedad democrática siguen siendo una minoría, frente a una derecha reaccionaria capaz de rentabilizar los escándalos y corrupciones propias, como una posible ventaja para sus votantes y apoyos; y frente a una izquierda sólo nominal a la que muchos/as de sus votantes naturales no perdonan que adolezca de los mismos defectos que sus opositores/as.

Los partidos cada vez tienen menor carga ideológica y son tan pragmáticos que no dudan en cambiar de rumbo en cuanto comprenden que de esa manera obtendrán mayores apoyos. Podría pensármelos que se trata de organizaciones flexibles, que escuchan a la sociedad civil para acostumbrarse a sus demandas. Pero la realidad es que su fin es el de alcanzar y mantienes el poder político y económico durante el mayor tiempo posible, para favorecer los intereses de los/las suyos/suyas, antes de ceder el al suyo alternativo partido opositor.

Son las personas que los dirigen los que marcan su rumbo, sin que le produzca ningún rubor ir en contra de los principios establecidos en sus Estatutos o declaraciones de intenciones. Y mientras les vaya bien y consigan votos de sobras … pues se mira para otro lado o se aplica esa célebre frase de “de donde dije digo, digo Diego”. El interés general sólo es pura retórica frente a su interés particular.

Pero no toda la culpa de nuestras desgracias se las debo achacar a la clase política y a sus partidos, porque las personas que participamos en su elección, nos guiamos, en nuestra cortedad de miras, por nuestro interés personal, la costa del bien común: “voto a quien más me de, voto al que asfaltó el camino particular que lleva a mi casa”, “voto al que modifica el Plan General de Ordenación para regularizar la situación de mi casa, construída ilegalmente”, “voto al/a la cacique que vende favores para tener el de mano cuando yo también necesite componendas” …

No me importa que el/a gobernante corrupto de ronda, y sus amistades, se enriquezcan a nuestra cuenta. No me importa que malgaste nuestros impuestos una y otra vez en obras improvisadas, mal hechas, inútiles, inconexas, sin visos de continuidad, o simplemente sin otras pretensiones que las puramente propagandísticas. No me importa su comportamiento errático, la doble vara de medir, y sus continuos cambios de opinión según le convenga. No me importa desconocer su programa antes de las elecciones, ni que este se incumpliera totalmente al final de su mandato. No me importa que no tenga escrúpulos, adolezca de calidades morales e intelectuales y su discurso sea pura retórica populista. No me importa que esta Democracia no me de más opción de participación que votar cada 4 años y aguantarme, pase lo que pase, durante ese tiempo.

El movimiento del 15 M en pro de una Democracia Real Ya, germinó espontánea y repentinamente causando un gran estruendo, pero, por ahora, no tuvo lo necesario masivo apoyo para producir los tan necesarios cambios en nuestro sistema político. Su repercusión en los resultados de las recientes elecciones municipales, puede apreciarse que fue mínimo a la vista de los votos obtenidos por los partidos mayoritarios o que apoyan las reformas adoptadas que supusieron una merma de los derechos sociales y laborales de la ciudadanía.

Esto puede inducir al desánimo, pero debe servir para poner los pies en la tierra y, a la vista de que este movimiento es aun muy minoritario (podemos pensar que puede estar apoyado por entre medio millón y un millón de personas, frente a más de 15 millones de conformistas con el actual sistema?), plantearse las reivindicaciones con la perspectiva de un largo camino, durante el el cual hay que mantenerse movilizado y conseguir que ir concienciándose a una mayoría de la gente de la invalidez de nuestro actual sistema político.

Elecciones municipales
2011 2007
Total votantes 22.971.350 66,23% 63,97%
Abstención 11.710.762 33,77% 36,03%
Votos nulos 389.506 1,70% 1,17%
Votos en blanco 584.012 2,54% 1,92%
Votos de los partidos en 2011
Porcentaje Votos
P.P. 37,53% 8.474.031
P.S.O.E. 27,79%  6.276.087
CiU 3,45%  778.679
I.U. 6,31%  1.424.119
ESQUERRA-AM 1,20%  271.349
BILDU-EA-ALTERNATIBA 1,39%  313.231
OUTROS 19,73% 4.456.491

Fuente de los datos: Ministerio del Interior

TOTAL_ESTATAL_eleccións_municipais_2011

Advertisements

From → Uncategorized

Deixar un comentario

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: